ellektra (ellektra) wrote,
ellektra
ellektra

Batman: El Regreso del Caballero Oscuro [película]

La semana pasada encontré en la biblioteca la adaptación del cómic de Frank Miller El Regreso del Caballero Oscuro (The Dark Knight Returns), una de las novelas gráficas de superhéroes más famosas y que supuso un punto y aparte en la forma de ver al enmascarado héroe de Gotham. Pese al poco gusto que tengo por el Batman de Miller, decidí darle una oportunidad y aquí he venido a hablar un poquito de la película.








Batman: El regreso del Caballero Oscuro es una historia de Frank Miller situada en una época en la que todos los superhéroes, excepto Superman, se han retirado. Bruce Wayne pasa sus días bebiendo y metiéndose en carreras de coches, o dicho de otra forma, buscando varias formas en las que morir y retirarse del todo, ya que esa vida como Bruce Wayne le aburre soberanamente. Hasta que una banda de matones llamada Los Mutantes va demasiado lejos en sus actividades y Bruce se ve “empujado” a volver a ponerse al traje. Con unos años más pero con la misma mala leche de siempre, cuenta esta vez con la ayuda de una joven llamada Carrie, la nueva Robin, y se enfrenta a villanos antiguos como el Joker, o "villanos" de otro tipo, como la propia policía de Gotham y hasta el mismísimo Superman, que ahora es un asalariado del Presidente Ronald Reagan.

Se trata de una historia muy oscura y compleja, muy al estilo del Watchmen de Alan Moore, que plantea dilemas sobre cuál es la verdadera justicia, lo lejos que están dispuestos a llegar para defender el bien, o cuál es ese bien, en concreto. De hecho, según estaba viendo la película, que está dividida en dos partes, me estaba acordando continuamente de Watchmen, y en particular del Dr. Manhattan. En la segunda parte de El Regreso del Caballero Oscuro Superman hace un trabajo similar al de ese otro personaje. Es un asalariado del presidente de Estados Unidos y si el presi lo manda a detener misiles o derrotar al enemigo de Estados Unidos, en la situación que sea, él va y lo hace. Supongo que para un fan de Superman debe ser terriblemente decepcionante verlo haciendo tales cosas porque la verdad es que da pena verlo hacer eso.

Su sumisión ante ese poder que no siempre toma las decisiones correctas ni es quien toma las decisiones más justas, le lleva a enfrentarse a Batman cuando las autoridades consideran que el enmascarado ha ido demasiado lejos en su lucha contra el crimen. Y es que este Batman es un Batman que cruza la línea demasiado a menudo. Tal vez no sea su intención matar pero acaba haciendo daño a mucha gente con tal de conseguir su objetivo. A empeño no hay quien le gane a Bruce Wayne. ¡Si hasta vence al Hombre de Acero!




(c)


El problema al que me enfrento con esta historia es que si bien la historia me parece interesante y puedo ver por qué fue tan revolucionaria en su día, no soy nada fan de Frank Miller. Me parece un autor muy misógino. Sin ir más lejos, la Selina Kyle de Miller es una prostituta y en el caso de esta historia, es una prostituta retirada que maneja un negocio de putas de lujo. De todas las encarnaciones que ha tenido Selina (uno de mis personajes favoritos) para mí esta es la peor. Sobre todo cuando veo lo bien que la trataron los hermanos Nolan en el cine. Pero en fin, me agarraré a lo poco positivo que saco de esta historia y es que al menos, dentro de su maldita cabezonería, Bruce sigue sintiendo algo por Selina; aunque le falte más de un tornillo y no vea más allá de erradicar el crimen en Gotham.

Entre los personajes que vuelven a la historia, mi personaje favorito ha sido El Joker. Es una interpretación muy perturbadora, muy de asesino de masas, un poco al estilo del de Heath Ledger en la trilogía Nolan. Lo que más me gusta de él aparte de su gusto por el caos y lo terrorífico que es, es lo mucho que quiere a Batman. ¡Son OTP!. El regreso de Batman a las calles de Gotham no solo supone menos crimen en las calles, también supone el regreso de su mayor rival, El Joker, que ha pasado años en una institución mental. Tan pronto vuelve a ver a Batman en la pantalla, le llama “cariño” y por supuesto tienen una  pelea de esas muy épicas.




Por último, sólo me queda señalar lo raro que ha sido ver a Oliver Queen, o Green Arrow, con melenaza pero calvo y sin un brazo. Raro y me quedo corta con el adjetivo.

En fin, cuando se trata de recomendar la historia, no lo tengo claro. Ya digo que no soy nada fan de Frank Miller pero puedo ver por qué sus historias son tan famosas. Si dejamos a un lado el problema de su misoginia, resultan interesantes y todo un desafío a las convenciones comiqueras. Puede que me atreva a leer el cómic en que está basada la película algún día pero hoy por hoy lo dudo mucho. Tampoco estoy segura de recomendar la película. Está bien pero reconozco que no es muy de mi gusto.

Y es que este Batman está muy lejos de ser mi favorito. Demasiado emo y agilipollao, siempre el crimen esto y el crimen lo otro. Y sé que esa es la base del personaje: nunca se rinde, pero me resulta agotador y llega un punto en que me canso. Mi Batman favorito es y será el de Christian Bale en la trilogía de Christopher Nolan, y después de ese el de Michael Keaton en las dos de Tim Burton. Con el del cómic tengo mis más y mis menos y a veces no puedo evitar preguntarme por qué me sigue gustando tanto si en el fondo lo que quiero es pegarle hasta quedarme a gusto.

Supongo que ahí está el secreto de su éxito.
Tags: batman, cinema, dc comics
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 4 comments