ellektra (ellektra) wrote,
ellektra
ellektra

(22) Ivanhoe

Título: Ivanhoe
Autor: Sir Walter Scott
Wordsworth Classics
405 páginas

Situada en el reino de Ricardo I, Corazón de León, Ivanhoe es una novela llena de sucesos memorables – asedios, emboscadas y combates- y personajes igualmente memorables: Cedric de Rotherwood, el duro sajón; su protegida Rowena; el fiero caballero templario, Sir Brian de Bois-Guilbert; el judío, Isaac de York, y su preciosa y enérgica hija Rebecca; además de Wamba y Gurth, bufón y porquero, respectivamente. Scott explora los conflictos entre la Corona y los poderosos Barones, entre los señores normandos y los conquistados sajones, y entre Ricardo y su intrigante hermano, el Príncipe Juan. Al mismo tiempo mete en la novela al legendario Robin Hood y su banda, y crea una brillante y colorida historia de la época de caballerías, con todos sus elaborados rituales y vestuario y sus valores de honor y gloria personal.





(c)





Resulta difícil decir de qué trata Ivanhoe. Para empezar, no entiendo que tenga este título porque el personaje, Wilfred de Ivanhoe, apenas aparece y cuando lo hace pasa la mitad del tiempo en justas y la otra mitad recuperándose de sus heridas. Me resulta un personaje aburrido y no me ha dejado una gran impresión. Tampoco lo ha hecho Rowena, que al principio me parecía una mujer con mucha fuerza y dignidad pero cuya fortaleza se vino abajo en cuanto las cosas se le pusieron cuesta arriba. Resulta que en realidad esa fortaleza y orgullo sajones le vienen de no haber sido negada nada durante su infancia y juventud, al lado de Cedric El Sajón. Y es una pena, porque su personaje realmente molaba pero al final fue un bluf. Entre los puntos fuertes de Cedric está su orgullo sajón. Es un personaje bastante interesante, tan metido en su particular misión de volver a colocar a un sajón en el trono de Inglaterra, en su opinión, el verdadero heredero, que hasta destierra a su propio hijo cuando éste empieza a tener sentimientos románticos hacia Rowena. El hombre que Cedric considera su rey legítimo no es otro que Athelstane de Conninsburgh, al que planea casar con Rowena, aunque Athelstane esté más preocupado por las comidas que por el orgullo guerrero sajón. A su manera, Athelstane mola mil, o es que a mí me hace muchísima gracia porque por peliaguda que sea su situación, él solo piensa en la comida XDDD

Luego hay otro montón de personajes que sí me dejaron gran huella, como por ejemplo, Wamba. Wamba ha resultado no ser sólo un personaje divertidísimo, que para eso es el bufón de Cedric, sino además un personaje leal y valiente. Luego tenemos a Robert de Locksley, valiente, carismático y un gran líder entre los ingleses que se van abocados al pillaje y que viven en los bosques de Sherwood. Un poco chuloplaya, sí, pero un encanto al fin y al cabo. Gurth, el porquero, también me resultó adorable por su valentía y lealtad. Pero son Rebecca y el templario Sir Brian de Bois-Guilbert mis personajes favoritos de la novela, los que más me han impactado, y en el caso particular del templario ha sido algo que no esperaba para nada. Ulrica también me gustó bastante en el poco tiempo que aparece en la historia y tiene el final más épico de todos los personajes, sin lugar a dudas.





Ha sido un caso opuesto a Rowena el que me ha presentado Rebecca. Esperaba grandes cosas de ella, sabiendo que Liz Taylor la había interpretado en pantalla no podía más que ser un personaje fuerte y carismático, pero reconozco que al principio me resultaba flojita. Era demasiado sumisa, casi ni hablaba y era un personaje muy misterioso, demasiado para cogerle cariño. Y encima tiene un crush con el idiota de Ivanhoe, que no apruebo porque no lo entiendo XDD Conforme avanza la novela y ante acontecimientos adversos, Rebecca muestra su fortaleza de carácter, una fortaleza forjada al estar acostumbrada a la discriminación y la burla de la sociedad cristiana, dada su condición de doncella judía. Es guapísima, fuerte y llena de orgullo, de forma que pese a ser judía, inspira compasión en todo aquel que la mira, incluso en los intransigentes templarios. Y además, sabe un huevo sobre medicina, mucho más que otros médicos cristianos que, por supuesto, la miran con recelo y no dudan en acusarla de brujería. Me ha dejado una gran huella. Lo único que lamento en su historia dentro de esta novela, que es poca, la verdad, es el final que tiene. Soy consciente de que lo que yo quería para Rebecca era imposible, pero tampoco me gusta el final que le da Scott. Me pareció una caca  y resulta decepcionante.  Pero quiero dejar claro que no me estoy refiriendo a nada relacionado con Ivanhoe, yo no shippeo a Rebecca con Ivanhoe. Me parece demasiado poco chaval para ella, teniendo en cuenta todo lo que vale y lo lerdillo que es él. Es más, me parece que el aspecto más decepcionante de su personaje es que se enamore de un gili como Ivanhoe. ¡Venga ya!





Sir Brian de Bois-Guilbert (sí, es Ciarán Hinds)



Sir Brian de Bois-Guilbert, al que llamaremos Sir Brian para abreviar, se acabó convirtiendo CON MUCHA DIFERENCIA en uno de mis personajes favoritos de la novela. Al principio me daba asquete. Es arrogante y es racista. Y sé que lo de racista no debería chocarme tanto en el sentido de que en esa época y en esa sociedad todo el mundo detestaba a los judíos, pero reconozco que como yo no tengo ese sentimiento me costaba muchísimo hacerme a esa idea. No acababa de creérmela. Sir Brian es un puto templario que se cree la rehostia por ser cristiano y concretamente un templario, medio-monje y medio-guerrero, y me fastidiaba. Es un personaje oscuro, incapaz en apariencia de guardar ningún sentimiento de amor. ¡Pero resulta que se enamora! Y cuando lo hace, yo me enamoro él. Para explicar por qué, tengo que soltar spoilers.


[Spoiler]
Y al enamorarse DE REBECCA, su pasión entra en conflicto con todo lo que siempre ha creído como normando y luego como templario. Al entrar en la Orden tras un desengaño amoroso, vuelca toda su decepción y odio en servir a la Cruz, y toda su energía la emplea en conseguir fama y renombre. Se podría decir que es como una adicción. Sus sentimientos por Rebecca tiran por tierra todo lo que ha conocido pero sin llegar a erradicarlo del todo, lo que favorece un interesante conflicto en su interior. A ver, soy consciente de que debería detestarlo. Vive en un mundo de sueños. Cuando empieza a hacerse ideas sobre irse del país con Rebecca y vivir juntos, no son más que castillos en el aire. No tiene nada fijo y seguro, sumado al hecho de que él no va a renunciar a su fe cristiana ni Rebecca a la suya, así que lo tenían todo en contra. Ella solo podía ser su amante. Y encima quiere a otro. ¡PERO A PESAR DE TODO YO QUERÍA QUE ACABASEN JUNTOS! Quería que Rebecca fuese capaz de perdonarle y luego quererle, pese a lo imposible que era. Obviamente no se le puede pedir eso. Era un imposible pero no puedo evitar shippearlos.




He leído en tumblr que son un poco como Sansa Stark y Sandor Clegane, de Juego de Tronos, y es cierto. Ambos son hombres heridos que encuentran en el amor inalcanzable por una doncella una forma diferente de mirar a la vida. A lo mejor por eso me gustan tanto.

En el caso de Sir Brian, ya digo que me ha pillado por sorpresa lo muchísimo que me ha gustado. Quizás, si tuviera que elegir un solo personaje favorito, lo elegiría a él. Ese conflicto de emociones, como el que siente cuando están en pleno juicio a Rebecca, esa lucha interna entre seguir las doctrinas de la Orden y seguir su corazón, y el no ser capaz de renunciar al gusto por la fama y las grandes hazañas (aunque estuvo a punto). LE ENCUENTRO TAN PERO TAN INTERESANTE…

¡Y por eso me jode tanto su muerte! Me pareció tan sumamente idiota la forma en que muere. Pienso que se merecía algo mejor que ser derribado por el idiota de Ivanhoe.







Casi me olvido de hablar del Rey, Richaaaard. Tengo poco que hablar sobre él salvo que es un rey con todas las letras de la palabra. Es honorable, y pese a su herencia normanda no guarda rencor ni se cree mejor que los sajones. Sobre todo, es justo con todo el mundo.  En vez de seguir con la división entre sajones y normandos prefiere unir a todas las razas bajo una misma bandera, y quiere que todo el mundo sea justo, que los señores feudales dejen de comportarse en sus territorios como si fuesen más importantes que el mismo rey, y en definitiva, que se comporten como es debido. Su hermano, el príncipe John, es un triste. Me recuerda al típico matón de colegio que tiene “amigos” por alguna razón milagrosa, quizás por el simple hecho de que tiene el poder, pero en cuanto las cosas se le ponen difíciles esos “amigos” le dejan tirado.





Encuentro muy decepcionante la forma en que Scott resuelve la historia, en un capítulo en el que te cuenta que pasó esto y lo otro y se acabó. Pero es que el libro tiene una trama un tanto extraña, tanto que ni siquiera se puede llamar trama. No hay un personaje principal que vaya de un punto a otro. Es más un relato de cómo eran los castillos, conventos, vestuarios y costumbres de la época. Y en ese sentido es una gran novela. Los trajes y costumbres de los personajes están tan bien detallados que puedes hacerte una idea exacta de cómo eran y sentirte transportada a esa época. También es una buena forma de caracterizar a los personajes. El hábito no hace al monje pero casi. Hay banquetes, justas, un asedio a un castillo, y nobles normandos que cumplen a rajatabla el código de honor entre caballeros pero luego no les importa montar una emboscada cuyo único objetivo es secuestrar a una doncella porque fulanito quiere casarse con ella y si no accede, se cargará a sus acompañantes. Y cosas así. Ah, también hay algo sobre Templarios (mi parte favorita, pese al fanatismo religioso de su líder) pero luego todo se acaba y es una caca porque te quedas un poco con ganas de más =(





A pesar de todo, tengo que recomendarla. Teniendo en cuenta las pequeñas licencias que el señor Scott se toma con ciertos hechos históricos y el batiburrillo de personajes, es una novela muy entretenida y recomendable para cualquiera que quiera leer algo sobre caballeros y doncellas a la antigua usanza.  Eso sí, en cuanto a personajes femeninos no esperen una Keira Knightley en medio de todo esto. Ninguno de los escasos personajes femeninos que aparecen es una guerrera aunque sí son mujeres fuertes y con mucha dignidad, admirables a su manera. Y da igual si shippeas Ivanhoe/Rowena o Ivanhoe/Rebecca (o Brian/Rebecca, como yo xd) el libro es igualmente disfrutable. Quizás es algo difícil por el tipo de lenguaje, un tanto shakespeariano en algunos momentos, y con multitud de alusiones a textos bíblicos y el uso de términos de la época, pero esa es la única dificultad y en ese caso yo aconsejo usar un marcador tipo post-it para tener a mano siempre el glosario del final.
Tags: ivanhoe, libros, libros:2013, sir walter scott
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 2 comments