ellektra (ellektra) wrote,
ellektra
ellektra

  • Mood:

(4) Es una verdad mundialmente reconocida...

Título: Orgullo y Prejuicio
T. original: Pride and Prejudice
Autor: Jane Austen
Club Internacional del Libro
378 páginas


Entre mis planes de lectura para el resto del año estaba la lectura de esta novela de Jane Austen, que hace poco cumplió los 200 años. Confieso que no tenía intención de ponerme a ello hasta más adelante pero la biblioteca se ha encargado de que adelante el trabajo, recordando a la entrada del edificio el cumpleaños de esta novela tan famosa. ¡Y aquí estoy!, habiendo leído por fin la novela mucho después de haber visto la serie de la BBC y la película. ¡Ya era hora! ^_^

Al principio me costó mucho hacerme al estilo narrativo de Austen. No es muy diferente al de Anne Brontë en cuanto a la forma de presentar los hechos y los diálogos, que a veces son contados de una persona a otra en lugar de verlo “en vivo”, por decirlo de algún modo. Los hechos, el trasfondo de los personajes, a veces eran presentados de una forma un poco caótica y no acaba de gustarme. Pero como no me gusta dejar un libro a medias, seguí adelante y antes de las 100 páginas ya estaba enganchada sin remedio. Tanto me ha gustado que lo he leído en 5 días, a pesar de que ya sabía todo lo que pasaba por haber visto la serie y la película. He dejado de lado hasta el inglés XDD ¡No me pasaba algo así desde que leí Juego de Tronos!







Bueno, leer a todos los personajes me ha encantado. Elizabeth es la gran heroína de la novela y me gusta que no sea perfecta. Se equivoca en sus juicios como cualquier otra persona y es capaz de reconocer sus errores y disculparse o dar las gracias cuando le corresponde. A veces creía que era la verdadera madre de la familia, o por lo menos la más juiciosa. Su hermana Jane es todo un corderito. Si no hablase a veces, juraría que es una pieza de ajedrez o una estatua cualquiera, de tan calmada y serena que está siempre. Mary me hace mucha gracia y hubiera deseado que tuviera algo más protagonismo y hasta que hubiera acabado con el señor Collins, porque eran tal para cual. De Catherine apenas me he formado una opinión pero me alivia ver que al final consiguen reconducirla un poco para que no caiga en el camino de la estúpida Lydia. Ay, Lydia, mira que es tonta. Y su madre otra que tal. La señora Bennet me cayó como una patada en el estómago. No me extraña que la señora Bennet y su hija Lydia se lleven tan bien, son igual de estúpidas. Lo que no puedo creerme es que además de la poca consideración que tiene Lydia con su familia, no se dé cuenta nunca de lo grave de su situación, el daño que les ha hecho, y que ella y Wickham se pasen toda la vida viviendo de prestado porque gastan tanto que nunca les llega. Me dolió ver que Elizabeth tiene que estar siempre prestándoles algo de su dinero personal. Y qué nivel de cansinos tienen que ser para llegar a sacar de quicio al buenazo de Bingley. Increíble.

El señor Bennet, bueno, al principio me hacía gracia. Sus comentarios son de lo mejorcito de la novela, pero reconozco que para el final de la historia compartía la frustración de Elizabeth por ver cómo había pasado por completo de tratar de educar mejor a sus hijas menores. Simplemente se limitaba a llamarlas tontas pero en ningún momento trata de educarlas mejor. Es como si al igual que se dio por vencido con su tonta señora, lo hiciese también con las niñas. Y tuvo que pasar una burrada como lo de Lydia y Wickham para que reaccionase. En fin, más vale tarde que nunca.

Y Darcy, bueno, ¿qué puedo decir de Darcy que no se haya dicho ya? Le adoro. Y me gusta que tampoco él sea perfecto. Le criaron en un modo de pensar y cuando Elizabeth le soltó aquella parrafada tras su desafortunada proposición de matrimonio, se planteó su forma de ver la vida y a los demás. Su conflicto interior me parece adorable.  Me gusta mucho que Elizabeth y él tengan algunas cosas en común pero sobre todo que se pongan en su sitio mutuamente. En ese sentido tienen la relación perfecta. El uno tiene lo que le falta al otro, y juntos se complementan.

De Wickham qué voy a decir. Que me parece un ser despreciable y me da rabia que Darcy tenga que cargar toda la vida con él, como familiar, además. El señor Collins me hace una gracia inmensa, en toda su pomposidad, aunque me dieron ganas de hacerle comer la Biblia cuando le sugirió en una carta al señor Bennet que no debió haber dejado entrar en su casa a su hija Lydia. Charlotte Lucas demostró no ser tonta sino lista y se agarró a un tipo que, aunque cargante, le proporciona un hogar y estabilidad. No digo que esté bien lo que hizo pero me parece claro que Elizabeth y su padre se equivocaron al juzgarla cuando aceptó la proposición de matrimonio del señor Collins. Y la lady Catherine,  esa… bueno, a los cochinos, señora, es usted demasiado remilgada.

El caso es que una vez leído el libro no puedo evitar hacer comparaciones con la serie y la película. Es verdad que en su momento me quejé de que los actores parecían algo mayores o que la actriz que hacía de Jane no era suficientemente guapa para lo que exigía el personaje, y la verdad es que ahora no puedo sino retractarme, porque todos esos actores de la serie SON sus personajes. Tal como es la descripción de Jane, la actriz que la interpretaba estaba perfecta. Y Jennifer Ehle y Colin Firth SON Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, sin lugar a dudas. Aunque ,por supuesto, hay multitud de versiones y puede que otros estén en desacuerdo conmigo.






Ahora bien, eso no quita para que reconozca una obviedad: la película tenía una mejor fotografía.





Ni tampoco quita que me gusten los Elizabeth y Darcy de Keira Knightley y Matthew Macfadyen. Están bien, igualmente aceptables, pero son diferentes a los del libro. Y otra cosa que me gusta más de la película con respecto a novela y serie BBC es el final. Recuerdo que al terminar la serie, me cogí una rabieta porque no habían hecho la escena de los tres te quiero’s, ¡pero resulta que no viene en la novela! ¡Se la inventaron! Y me fastidia doblemente porque el final de la novela, con esas conversaciones entre Elizabeth y Darcy, aunque tierno, me pareció terriblemente soso. En mi opinión, el final de la película le da 100 vueltas a todo, ¡y es súper romántico! ¡Cómo no escribió algo así la señora Austen! Ay, qué decepción.



Tags: jane austen, libros, libros:2013
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 7 comments